Vicente Gómez García

Biografía breve

Vicente Gómez García nació el 11 de noviembre de 1926 en el seno de una familia modesta. De bien joven se sintió atraído por la pintura ingresando el 1946 en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Carlos de Valencia, donde concluyó sus estudios en 1952. En los últimos cursos de la carrera contribuyó, como miembro fundador, a la constitución del grupo Los Siete. Formado inicialmente por Juan Genovés, Vicente Castellano, Vicente Gómez, Vicente Fillol, Juan Bautista Llorens, Ricardo Hueso y José Masiá, posteriormente, tras retirarse Masià, Fillol y Genovés, se incorporaron respectivamente Joaquín Michavila, Ángeles Ballester y Eusebio Sempere. En 1959, realizó su primera exhibición individual en la Sala Braulio de Valencia. La consulta del libro La ciutat de València. Síntesi d’Història i de Geografía urbana, escrito por Manuel Sanchis Guarner y, sobre todo, los comentarios, reflexiones y análisis que realizaban Vicente y su hijo, el también pintor Josep-Marí Gómez Lozano, sobre la evolución y etapas en el desarrollo de Valencia, crearon en Vicente Gómez la idea de hacer una representación e investigación plástica de la ciudad. Fue así como en 1981, presentó en el Museo de Bellas Artes de Valencia la exposición titulada Valencia. Desarrollo de una investigación estética, organizada por el Ministerio de Cultura, el Museo de Bellas Artes y la Real Academia de San Carlos de Valencia. En 1996, participó en la exposición colectiva La pintura valenciana desde la posguerra hasta el grupo Parpalló (1939-1956), celebrada en la Sala Parpalló del Centre Cultural La Beneficència de la Diputació de València. En 2003, Gómez García retoma nuevamente el paisaje urbano de su ciudad en una panorámica de 360º. La obra fue cedida en 2004 por espacio de 14 años a la Delegación del Gobierno, siendo exhibida cerca de una década en el claustro superior del Palacio del Temple. Su última exposición individual, fue titulada València (1978-2008): una visió personal. Vicente Gómez García, y tuvo lugar en 2008 en el Museu d’Història de València. Murió a los 86 años de edad, tras una vida de más de 60 años consagrada al oficio de pintor y después de dejar tras de sí cerca de 500 obras, a la espera de una merecida difusión y reconocimiento del que apenas disfrutó en vida.